Hoy es un día muy especial para Podemos Ahal Dugu, al fin la ciudadanía en su conjunto va a empezar a ser rescatada legalmente a través de dos leyes fundamentales: Renta Garantizada y Derecho a la Vivienda

Tras la reforma fiscal, se pondrá en marcha la maquinaria de redistribución económica y garantía de derechos. Con esta Ley de Renta Garantizada se pretende incidir en las situaciones de precariedad y de exclusión de nuestra comunidad.

Este proyecto de Ley tiene un doble objetivo: por un lado, garantizar la subsistencia a personas que no tengan unos ingresos mínimos y por el otro, generar el derecho a la inclusión social, es decir, que cualquier ciudadano/a pueda recurrir a los Servicios sociales ante problemas de integración social.

UPN ha presentado una enmienda a la totalidad pero vuelven a caer en la misma trampa que cayeron con la RIS. Fiarlo todo a la generación de empleo. Con esa enmienda han pasado a defender el trabajo garantizado (obligatorio para pobres). Nosotros de lo que hablamos en esta Ley es de garantizar la subsistencia primeramente ,y eso es una gran conquista.

Por otro lado, las restricciones del gasto que plantean en esta enmienda (como mantener el tope de la prestación en una vez y media) apuntan a otra de las conquistas irrenunciables para Podemos que es la capacidad redistributiva de esta ley.

Nosotros queremos que el efectivo fluya donde es rentable socialmente, todos sabemos que el dinero invertido en esta prestación se recauda íntegramente y genera empleo a través del consumo aumentando exponencialmente el bienestar social en plazas y barrios.

Aumentar la cobertura a trabajadoras precarias, a mayores de 65, a personas que no tengan la nacionalidad, etc. es una cuestión de justicia social y también una cuestión de desarrollo económico local.

Por otro lado, nos han extrañado mucho las restricciones que plantea UPN en el reconocimiento del núcleo familiar porque supone para su grupo ponerse de perfil ante las problemáticas que se dan en las familias numerosas, familias a las que ustedes siempre han querido abanderar.

Nosotros lo haremos encantados.

Porque el objetivo de Podemos Ahal Dugu es ver reducido en cuatro años un porcentaje muy importante de la pobreza severa y relativa que nos dejo la nefasta gestión de los derechos sociales de UPN y PSN. Y demostrar que sí se puede. Para ello queremos destacar los avances más relevantes que observamos desde nuestro grupo:

  1. Reducir la burocracia en su tramitación y el informe social obligatorios.

  2. Consolidar una subida importante de las prestaciones en base a los niños y niñas del núcleo. 

  1. Favorecer el reconocimiento de todos los tipos familiares a través de su valoración como núcleos. (hasta 3 por domicilio)

  2. Evitar la parálisis generada por la RIS en la búsqueda de empleo, incentivándolo. 

  3. Incorporación activa del SNE en la mejora de los itinerarios de inclusión.

  4. Discriminación positiva en materia de vivienda.

  5. Garantía de acompañamiento social en base al co-diagnóstico y al nuevo derecho a la inclusión social.

  6. Garantía de oferta laboral o formativa a los dos años de percibir la prestación.

Así se incide en las condiciones de vida de toda la sociedad en su conjunto.

En todo caso, hay dos sectores a las que por una cuestión económica no se ha podido llegar y esto hay que reconocerlo.

Por un lado, en esta ley se han puesto puertas a los y las jóvenes ya que solo se protegerá a quienes estén emancipados, los proyectos vitales puestos en marcha. Esto quiere decir que no llegamos a favorecer la emancipación de la juventud. Asignatura pendiente.

Por otro lado, la reducción de 55 euros de las prestaciones unipersonales, es una pérdida importante del nivel adquisitivo de personas solas que vamos a compensar transversalmente, favoreciendo su prioridad en materia de vivienda publica, destacando su papel en el Plan de Empleo y generando otras medidas alternativas, por ejemplo, en materia de vivienda en el mercado libre.

Finalizar haciendo un llamamiento a los compañeros y compañeras del sector, a los y las trabajadoras sociales y equipo de valoración de la nueva renta garantizada en el Gobierno de Navarra. El espíritu de esta ley es el de redistribuir, muy diferente a la dinámica de las últimas décadas. No se trata de buscar razones para reducir el gasto, se trata de garantizar que en esta tierra el efectivo fluya donde es rentable socialmente, que la dignidad sea una realidad y que cualquier persona pueda ser portadora de sus derechos sin tener que venderlos por cuatro duros al mejor postor.

Mikel Buil- parlamentario de Podemos Ahal Dugu