Estamos muy preocupadas por los casos que estamos conociendo en las últimas semanas de agresiones sexuales en el seno de colegios gestionados por la Iglesia Católica” ha dicho la candidata al Congreso por Navarra, Ione Belarra. “Hemos visto como la Iglesia Católica no solo no ha ayudado a esclarecer estos abusos sino que además ha participado activamente en el ocultamiento de ellos moviendo a curas de destino sabiendo que eran agresores”.

Pensamos que estamos ante la punta del iceberg por lo que ha ocurrido en otros países donde a raíz de las declaraciones de unas víctimas se van conociendo más y más casos, y en nuestro país seguramente nos encontramos ante miles de casos según dicen las propias víctimas” ha señalado la candidata.

Belarra ha destacado “la valentía que están teniendo las víctimas al dar un paso adelante buscando muchas de ellas que no vuelva a pasar algo así o para proteger a otras posibles víctimas”. “Por eso”, ha recalcado que, “nosotras queremos apoyarles, queremos impulsar una fiscalía específica para investigar las agresiones sexuales en el seno de colegios gestionados por la Iglesia Católica y también en el seno de la Iglesia católica y además, pensamos que es fundamental que los delitos no prescriban hasta que las víctimas cumplan al menos 30 años, porque muchas tardan mucho tiempo en darse cuenta de que han sufrido una agresión, tardan mucho tiempo en empezar a denunciar y por eso tenemos que protegerlas más reformando el Código Penal”.

En este sentido, la formación pondrá en funcionamiento “una línea pública y gratuita para que cualquier niño o niña que haya sufrido violencia pueda llamar e impulsaremos nuestra ley de buen trato, una ley pionera, para proteger a los niños y niñas de nuestro país contra todas las formas de violencia hacia la infancia”. Así, Belarra ha pedido “un compromiso como país hacia la infancia para que se garanticen sus derechos y para que los niños y las niñas tengan vidas libres y sobre todo, felices”.

El candidato al Gobierno de la Comunidad Foral, Mikel , ha destacado que “en Navarra estamos conociendo cada vez más casos de abusos sexuales en centros gestionados por la Iglesia Católica”.

Para Buil, “hay un manto de silencio que la propia sociedad navarra tiene que empezar a levantar y por eso hemos exigido al Gobierno muchas veces y hoy lo volvemos a hacer, que centralice un teléfono donde poder orientar a las víctimas para que sepan a dónde dirigirse en estos casos y que sus denuncias no se pierdan sin darles una salida efectiva”. “Además”, ha recordado que “pediremos una comisión de investigación donde podamos escuchar a las víctimas y también poner blanco sobre negro para descubrir si ha habido patrones de impunidad en este sentido en el seno de la Iglesia en Navarra”.