Tras largos años de Gobiernos de UPN en los que la prohibición de uso de locales públicos para fines políticos se había convertido en costumbre, la reivindicación de espacios auto gestionados había venido siendo una reclamación popular por parte de varios colectivos. La necesidad de disponer de lugares comunes de encuentro, creación, participación y expresión democrática es urgente para la construcción de un nuevo modelo de sociedad y cuando las instituciones no responden a esta demanda es la ciudadanía la que asume la responsabilidad de conquistar sus legítimos derechos que le son conculcados. La acción simbólica de ocupación como expresión de dicha demanda ha de ser atendida de forma dialogada y no represiva. Por ello desde PODEMOS-AHAL DUGU instamos al Gobierno de Navarra, titular de la propiedad del edificio, a que ofrezca una solución consensuada y en todo caso, no proceda a intervenir por la fuerza en tanto que no se haya escuchado a todas las partes afectadas. Asimismo, solicitamos a los participantes en dicho acto reivindicativo su compromiso de respeto con la convivencia del vecindario y a hacerlo partícipe en la toma de decisiones. Por otra parte, más allá del hecho concreto, queremos expresar nuestra disconformidad con la existencia de espacios vacío en condiciones de habitabilidad y pedimos que el Gobierno de Navarra haga público el inventario de inmuebles de su propiedad para su progresiva puesta a disposición de las necesidades y derechos sociales: vivienda, ludotecas, bibliotecas, centros culturales o espacios intergeneracionales que hagan de la pertenencia a la comunidad una vía de crecimiento y enriquecimiento personal.