Navarra referente en materia de memoria histórica para otros territorios del estado.

La semana pasada Laura Pérez Ruano, Secretaría General de Podemos-Ahal Dugu, y José Ramón Urtasun, Responsable de Memoria Democrática, Movimientos Sociales y Procesos Constituyentes, participaron como conferenciantes en la Primeras Jornadas de Memoria Histórica de Melilla.

Tanto Pérez, Secretaría General de Podemos-Ahal Dugu, como Urtasun, que también forma parte de las asociaciones memorialistas “Autobús de la Memoria», «Amapola del Camino», «Ateneo Basilio Lacort» y “Mujeres con Memoria”), expusieron las iniciativas que se han desplegado en Navarra en este tema.

En concreto Laura Pérez explicó los hitos institucionales y sociales realizados en Navarra en esta materia. Entre ellas, la declaración institucional del Parlamento de Navarra de 21 de febrero de 2003, sobre el recuerdo, reconocimiento y reparación moral de las personas fusiladas y represaliadas durante el golpe militar en Navarra, en la que el legislativo navarro instó al Gobierno de Navarra y al resto de las Administraciones Públicas a coordinarse y cooperar con los medios materiales y humanos necesarios para facilitar la exhumación, identificación y enterramiento de las víctimas del golpe militar que por defender sus ideas políticas fueron asesinados y enterrados sin identificar en fosas comunes. En el mismo sentido recordó los numerosos plenos de ayuntamientos y concejos donde se ha reconocido la lucha de las víctimas del franquismo, así como los homenajes por toda la geografía de la comunidad y las movilizaciones en esta materia de la sociedad civil.

La Secretaría General de la formación morada en Navarra detalló la importancia de ley foral 2013 para reconocimiento y reparación moral de victimas de represaliados y victimas del alzamiento que obliga, entre otras cosas, a dar ayudas para la recuperación de cuerpos de fusilados para que puedan tener un entierro digno. En su intervención destacó el papel pionero de Navarra desde lo social y legal, en contraposición con Melilla, en cuyas calles abunda todavía la simbología franquista sin que el PP, partido que gobierna en la ciudad, de ninguna muestra de querer cumplir la ley y retirarla.
Por su parte José Ramón Urtasun, autor de la exposición pictórica Navarra 1936, que en su día se exhibió en el atrio del Parlamento de Navarra con un gran éxito de público, hizo entrega a los organizadores de las jornadas de una reproducción de su obra dedicada a Virgilio Leret.

Virgilio Leret Ruiz fue un militar, aviador, ingeniero e inventor pamplonés, que se mantuvo leal a la II República tras el estallido de la Guerra Civil Española. Quizá su faceta menos conocida es su proyecto (en 1935) de un motor a reacción (denominado Mototurbocompresor de Reacción Continua) que el inicio de la Guerra Civil le impidió comenzar. Su esposa, Carlota O’Neill de Lamo, escritora y periodista feminista española, pasó cinco años en prisión tras la ejecución del capitán, partiendo posteriormente al exilio con las dos hijas de la pareja.