Para el candidato a la presidencia del Gobierno de Navarra, Mikel Buil, “durante décadas, la cultura y la política cultural han sido tratadas como una política de segunda, ha sido considerada también como algo peligroso por diferentes partidos y han promovido el encarcelamiento y la persecución de artistas en función del contenido de sus obras”.

Desde Podemos Ahal Dugu en Navarra impulsamos junto con las fuerzas del cambio, una ley de derechos culturales que ha permitido y ha puesto por delante las libertades de los artistas para crear, el acceso a la cultura para todo el mundo y también el estimulo a la creación” ha comentado el candidato.

En este sentido, se ha referido al lugar de encuentro con la prensa esta mañana, el Centro de Arte Contemporáneo de Huarte, un lugar “que pasó de ser un mero espacio expositivo a ser un espacio que a través de un proceso participativo con los artistas se ha dotado de herramientas de investigación, de espacios para la creación y también de espacios para la exposición de los artistas”.

Buil ha criticado la política económica y cultural que se ha desarrollado en esta Comunidad “porque creemos que la cultura debe ser un eje de desarrollo económico y por eso planteamos que la cultura cosmopolita que tiene Navarra y las diferentes disciplinas y sus creadores tienen que estar en el centro de un eje de desarrollo económico”.

En estos momentos, tanto la danza, como el teatro, la creación literaria o la creación audiovisual “son y pueden ser referencia de desarrollo en nuestra Comunidad” ha dicho Buil “y por eso vamos a promover una implicación mayor del Departamento de Desarrollo Económico en la estrategia S3, de desarrollo para toda la comunidad, una mayor implicación presupuestaria para la creación de los artistas en el Departamento de Cultura, la aplicación inmediata de todas las condiciones que aparezcan en el Estatuto del Artista, una vez se convalide en el Congreso de los Diputados, y el estímulo a la creación a través del fomento del asociacionismo y teniendo en cuenta siempre a los gestores culturales.