En relación con las detenciones de los cooperantes, la navarra Begoña Huarte y el vizcaíno Mikel Zuloaga, en el puerto griego de Igoumenitsa cuando intentaban trasladar a nuestra tierra a ocho refugiados que se encontraban en el país heleno, en el marco de una actuación de “desobediencia civil” financiada por “diversos movimientos sociales”, según ha denunciado el colectivo Harrera Solidarioa, Podemos-Ahal Dugu quiere hacer constar lo siguiente:

Que mientras Begoña y Mikel permanecen detenidos a la espera de comparecer ante instancias judiciales donde pueden ser acusados de tráfico de seres humanos, un delito castigado con penas de prisión muy altas en Grecia, distintos colectivos sociales de ayuda a los refugiados han mostrado que los dos cooperantes pretendían a través de una iniciativa desobediente con las leyes migratorias europeas, desarrollar una acción de solidaridad y de denuncia pública que ha contado con la financiación y apoyo de personas pertenecientes a diversos colectivos y movimientos sociales.

Que Podemos-Ahal Dugu apoya las acciones de denuncia de esta situación que viven las personas que huyen de la guerra, la persecución y la miseria, que busquen soluciones garantizando el estricto cumplimiento de los derechos humanos.

Que apoya también aquellas acciones y movilizaciones de la sociedad en ese sentido, como el de los colectivos de apoyo a estas personas refugiadas de las que forman parte Begoña y Mikel, para denunciar y visibilizar lo inhumano, rechazando que se convierta en delincuentes precisamente a las personas que intentan salvar la vida de las personas haciendo cumplir los principios en que se debe sustentar la Unión Europea. Una UE que solo ha acogido al 3% de los refugiados comprometidos en año y medio mientras solo en Grecia hay 60.000 refugiados olvidados viviendo en condiciones infrahumanas.

Que solicita al Parlamento de Navarra, que en su día ya dio muestras de ser sensible al problema de una Europa blindada que permitía miles de muertos en el mar retirando la bandera de la UE, dar una muestra más de solidaridad y apoyar la labor de estos dos cooperantes.

Que en el mismo sentido el Parlamento de Navarra inste al Gobierno del Estado a permitir que Pamplona se convierta en una ciudad de acogida (junto a muchas otras ciudades), tal como desean sus ciudadanos y ciudadanas.

Por último Podemos-Ahal Dugu lamenta que cooperantes, ONG, y movimientos sociales, se vean empujados a realizar actos así por su vocación de ayuda y por la desesperación al comprobar la hipocresía y el inmovilismo en las administraciones nacionales y europeas, que más allá de los discursos muestran todos los días con los hechos sus intenciones reales. Denuncia en este sentido que sean los cooperantes los que se expongan física y judicialmente por intentar solucionar un problema creado por la inacción de gobiernos

Foto: Hibai Arbide