Tras la sesión de trabajo con representantes de la Plataforma Sanfermines ’78 el pasado 15 de noviembre en la que pidieron que se desclasificaran los documentos existentes en la Administración relacionados con lo sucedido en las fiestas de aquel año, el diputado navarro Eduardo Santos ha trasladado esta petición al Congreso de los Diputados.
Así, ha presentado una Proposición No de Ley, relativa a la desclasificación de todos los documentos e informaciones relacionado con los sucesos de «Sanfermines 1978», para su debate en la Comisión de Interior.

En la exposición de motivos, el también secretario general de Podemos Ahal Dugu ha recordado que en el año 2018 se cumplirán los 40 años de aquellos hechos en los que siete personas resultaron heridas de bala en la plaza de toros y varias decenas más tuvieron que ser atendidas en la enfermería “tras la brutal actuación policial que disparó indiscriminadamente con fuego real contra la gente que ocupaba el ruedo y los tendidos” ha asegurado.

Durante estos incidentes, Germán Rodríguez, fue asesinado por disparos policiales. “En el lugar donde cayó muerto fueron localizados 35 impactos de bala, la mayor parte de ellos a una altura de entre 0,80 y 2,30 metros. En la emisora policial fueron grabadas las siguientes órdenes: «Tirar con todas las energías y lo más fuerte que podáis. No os importe matar». Evidentemente, nada de lo que ocurrió fue pues fruto de la casualidad o el error”, asegura el diputado, “y así lo denunciaron en su día la Comisión Investigadora de la Ciudad de Pamplona, las Peñas Sanfermineras, la oposición y numerosas asociaciones civiles, atribuyendo la responsabilidad al entonces Ministro de Interior, Rodolfo Martin Villa”.

Santos ha denunciado que no solo no hubo responsabilidades sino que “en los procedimientos abiertos, el Gobierno de UCD, el Ministerio de Interior y la Policía boicotearon la investigación y después, la Justicia miró hacia otro lado. A ninguna persona agredida se le reconoció verdad, otorgó justicia, ni practicó reparación alguna”.

Toda la información relativa a los sucesos se encuentra protegida bajo Secreto Oficial, sin embargo, “la necesidad de esclarecer los hechos y hacer justicia en este caso, hace indispensable su desclasificación” ha concluido el diputado navarro.