El presunto asesinato de nuestra vecina de Burlada Blanca Esther Andrés Marqués a manos de su pareja que nos fue comunicado ayer lunes nos ha invadido de rabia y consternación que, no podemos dejar de expresar. Desde PODEMOS-AHAL DUGU NAFARROA queremos emitir una clara respuesta condenando lo ocurrido, y trasladando todo el afecto del que somos capaces a las familiares de Blanca y a todas las personas cercanas a ella.

Una vez más presenciamos en uno de nuestros municipios el más cruel reflejo de la violencia machista, la misma lacra que arrebata tantos proyectos vitales, tantas vidas y tantas esperanzas a miles de mujeres a lo largo de todo el mundo.

Fracasamos como sociedad con cada nueva agresión, con cada nueva muerte; y ello, a su vez, inevitablemente nos impone admitir una clara falta de eficacia en todas nuestras políticas dirigidas a erradicar la violencia machista en sus múltiples formas de expresión y nos recuerda que la priorización de la lucha contra esta lacra se hace día tras días más urgente, destinando recursos económicos y legales a tal fín. Desviando la atención de la misma, no hacemos sino colocar en una situación de desprotección y desatención a una gran parte de la población navarra, lo que supone una auténtica aberración tanto política como ética. La irresponsabilidad política pasa por desconocer la dimensión de las repercusiones que nacen consecuencia de tener tan férreamente anclado este sistema patriarcal a los sustratos de nuestra sociedad.

Hemos de desarticular cualquier intento de construir un discurso demagógico a costa de esta dramática realidad, tratando de exponerla a la opinión pública como meras consecuencias naturales de un desajuste conductual humano no relacionado con pautas culturales impuestas, asumidas y reproducidas. Enfrentar la cuestión con valentía implica aceptar su premisa más básica: partimos de una realidad evitable en la que la prevención cobra una fundamental trascendencia, y en ella habremos de volcar nuestros mayores esfuerzos si deseamos comenzar a “frenar” esta vorágine que alcanza ya velocidades incalculables.

Es necesario poner de manifiesto la libertad y la sensación de impunidad a través de la cual se llevan a cabo la mayoría de manifestaciones machistas, y ante las cuales muchas instituciones optan por la flexibilidad en detrimento de la firmeza y contundencia. La denuncia pública de cada comportamiento atentatorio y discriminatorio contra la mujer es vital para la construcción de un nueva sociedad asentada en un sistema de valores presidido por la igualdad. En este sentido, la sociedad navarra viene demostrando una gran conciencia y solidaridad con cada acto de repulsa organizado en torno a cada nuevo caso que siembra la violencia machista. Debemos seguir dando ejemplo de ello y no cesar en una lucha a la que no pondremos fin hasta lograr la verdadera transformación social que reconvierta la represión en libertad e igualdad.

Laura Pérez Ruano, secretaria General de PODEMOS-AHAL DUGU NAFARROA, Consejo Ciudadano de Navarra y el grupo parlamentario Podemos Ahal Dugu