La diputada navarra Ione Belarra ha defendido la garantía del derecho de asilo, las vías legales y seguras, el aumento de la ayuda humanitaria y ha preguntado al Ministro de Interior “cómo piensa hacer para cumplir con una cuota de más de 17.000 personas reubicadas en 6 meses, que es lo que le queda para terminar el plazo de 2 años que tenía”.

Belarra ha señalado como “hito histórico” esta comparecencia ya que se ha realizado junto a representantes de PSOE y Ciudadanos, para explicar el viaje que realizaron el pasado octubre a Jordania y Grecia de la mano de Oxfam Intermón. Así, la diputada ha remarcado la importancia de que “hoy estemos sentadas aquí fuerzas tan distintas y que sin embargo apuestan porque la política de asilo y la política migratoria sea una política de Estado, una política de acuerdo, no una política partidista, porque al final de lo que estamos hablando es de garantizar los derechos humanos y ahí nos podemos encontrar todas y todos”.

“El proyecto europeo ha llegado a su límite, ya no puede dar más” ha asegurado la navarra. “Necesitamos una refundación urgente, que vuelva a lo que fueron sus valores iniciales. No podemos tolerar que las personas lleguen de esta manera, porque sabemos que para luchar contra las mafias lo único que funciona son las vías legales y seguras, y las vías legales y seguras están completamente cerradas ahora mismo” ha remarcado.

En este sentido, cree que la solución es muy sencilla: “se trataría de garantizar las solicitudes de asilo en Embajadas o Consulados de terceros países, es sencillísimo y tenemos la capacidad para hacerlo” ha señalado. “No podemos excusarnos diciendo que Grecia no está identificando a las personas porque sí lo están haciendo, lo vimos allí, nos lo dijeron las propias autoridades griegas . Hay 10.000 personas identificadas esperando unicamente a los visados, a que el resto de países europeos den el visto bueno”.

Así, Belarra se ha preguntado por la política que está llevando a cabo el gobierno del Partido Popular, ya que “se trata de una cuestión única y exclusiva de voluntad política”.

Además de referirse al cierre de las fronteras en los últimos años, también ha criticado la externalización de las fronteras, los acuerdos entre la Unión Europea y Turquía “cuya réplica tenemos aquí con Marruecos” y que hacen que “otros hagan el trabajo sucio, el trabajo que nosotros no queremos hacer y que en el caso de Turquía ha provocado el aumento en el número de muertes en el Mediterráneo, algo que Europa no puede tolerar bajo ningún concepto” ha finalizado.