La senadora autónomica por Navarra, Idoia Villanueva, ha trasladado al Senado la petición del Parlamento de Navarra de anulación de las condenas así como la liberación inmediata de los activistas del Hirak, y el respeto escrupuloso de los Derechos Humanos en todas sus actuaciones en el Rif y a la resolución de los conflictos mediante la negociación y el diálogo.

Así, Villanueva ha registrado varias preguntas para el Gobierno de Pedro Sánchez entre las que ha pedido una valoración sobre estas condenas y los procedimientos seguidos contra estos activistas del Rif.

Recordar que el pasado 26 de junio el Tribunal de Apelación de Casablanca condenó a 53 activistas del movimiento popular del Rif (Hirak) a penas que, en conjunto, superan los 300 años de prisión. Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África, rechaza la naturaleza extremadamente injusta de estos juicios.

En este sentido, la senadora autónomica quiere saber si el gobierno socialista reconoce como presos políticos a estos activistas, si tiene previsto solicitar a Marruecos el respeto de los Derechos Humanos en todas sus actuaciones en el Rif y si instarán a la resolución de este conflicto mediante la negociación y el diálogo.

La representante de Unidos Podemos quiere además saber si el gobierno solicitará a través de la Embajada de Marruecos en España, la amnistía o la anulación de las condenas, así como la liberación inmediata de los activistas e insta al Gobierno a manifestar su rechazo al Gobierno de Marruecos a cualquier actuación limitante o contraria a los derechos de libertad de expresión y de manifestación pacífica consagrados por la Declaración Universal de Derechos Humanos y del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Finalmente, ha pedido al gobierno socialista una valoración sobre la situación de los Derechos Humanos en Marruecos.

Villanueva también quiere que el Gobierno responda ante las declaraciones que hizo el Ministro de Exteriores tres días después de conocerse estas sentencias, en las que aseguraba que “es un tema interno que compete al gobierno marroquí”.

Por ello quiere saber si el Gobierno coincide con las declaraciones que hizo el ministro, si considera que las violaciones de Derechos Humanos en otros países no deben ser tenidas en cuenta en nuestras relaciones diplomáticas y cuál es la razón para que el Gobierno se niegue a posicionarse sobre la realidad de los derechos humanos en Marruecos y no lo haga respecto a otros países.