Ante la situación crítica y sin precedentes que la UE y, particularmente, Grecia en sus fronteras terrestres y marítimas están experimentando, con episodios graves violaciones de derechos humanos, Idoia Villanueva ha preguntado a la comisión Europea que active la directiva de “protección temporal en caso de afluencia masiva de personas desplazadas” y garantizar la distribución de solicitantes de asilo entre los Estados Miembro.

Idoia Villanueva pregunta qué papel tiene la UE en la construcción de los nuevos campos de refugiados y como va a garantizar los derechos de las personas trasladadas en las islas Griegas

Idoia Villanueva ha dirigido preguntas a la comisión ante la grave situación de vulneración de derechos humanos de los refugiados en Grecia de inexcusables situaciones de violencia y uso político por parte del gobierno de turquía de los y las refugiadas en la frontera con Grecia, el gobierno de Atenas anunció la construcción de centros de detención de migrantes para reemplazar los campos de acceso abierto en las islas de Lesbos, Quíos y Samos.

“Debemos conocer cual es el papel que juega y jugará Europa y sus estados miembros en la construcción de los nuevos campos y la UE debe garantizar la seguridad y derechos de todos y todas las refugiadas” ha declarado la eurodiputada.

“No podemos permitir que tanto las fronteras de Grecia como las islas se conviertan en zonas de vulneración sistemática de derechos”. Por todo ello, Villanueva solicita a la comisión todos los detalles sobre los nuevos campos y la situación de las personas trasladadas.

La Eurodiputada ha preguntado a su vez, que medidas piensa tomar para garantizar la seguridad y la protección de ONGs, y defensores que están realizando trabajos en los campos y que están sufriendo ataques continuos contra las personas y contra las instalaciones.

Denuncia que la violencia no proviene sólo de las autoridades griegas. A las devoluciones en caliente, represión, disturbios y gases se suman agresiones xenófobas y misóginas violentas, incluyendo robos y palizas, a personas refugiadas por parte de grupos de extrema derecha. Especialmente grave es la violencia contra mujeres, niños, niñas y otros grupos vulnerables, quienes sufren estos ataques de manera exacerbada.

Numerosas ONG y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para las personas Refugiadas (ACNUR) han señalado que estas agresiones se extienden al personal humanitario, que incluso se ha visto obligado a retirarse de las islas y de los territorios fronterizos por motivos de seguridad.

Estos acontecimientos son consecuencia de la ausencia de una política migratoria común para la Unión Europea. “La criminalización de la migración y de las causas que la acompañan han hecho de la Europa Fortaleza un espacio de vulneración de los derechos fundamentales. Es intolerable que la Unión continúe ignorando el derecho internacional y europeo y profundizando su política de externalización de fronteras para que, según declaraciones de la Presidenta de la Comisión Úrsula Von der Leyen, hagan de escudo de Europa. Europa no necesita escudos ante personas vulnerables, necesita escudos contra las mafias, la desigualdad y la deshumanización colectiva.” ha declarado Idoia Villanueva