El pasado 16 de abril, la Comisión Europea aprobó una serie de directrices sobre “las normas pertinentes de la UE en materia de asilo, procedimientos de retorno y reasentamiento en el contexto de la pandemia de coronavirus”. El documento contempla que los estados miembros suspendan temporalmente las operaciones de reasentamiento, y que a la vez continúen con los procesos de devolución de migrantes y refugiados que no puedan solicitar asilo.

La eurodiputada navarra Idoia Villanueva se ha dirigido a la Comisión para llamar la atención sobre la deplorable situación (sanitaria y de Derechos Humanos) en la que se encuentran las personas atrapadas en las fronteras exteriores de la Unión Europea, así como los riesgos que entraña el cumplimiento de las directrices, contrarias a las recomendaciones sobre movilidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la contención del coronavirus.

Estas preguntas se suman a las ya realizadas el 10 de marzo y 3 de abril sobre la situación de las ONG en los campamentos de refugiados de las islas griegas y la cancelación de las sanciones económicas a terceros países.

“A la grave situación en los campos de refugiados y migrantes antes de la crisis del COVID19 se suman ahora unas directrices que no aclaran cómo Europa va a proteger la integridad de estas personas, que permanecen en un estado penoso y precario a la espera de una respuesta”, señala Villanueva.

Las preguntas escritas que ha planteado a la Comisión Europea son las siguientes:

1- ¿Qué medidas plantea la Comisión para proteger a las personas que están en la frontera y en los campos de refugiados?

2- ¿Qué medidas plantea para garantizar su salud e integridad con las recomendaciones de la OMS de evitar movimientos?

3- ¿Va la Comisión a priorizar los criterios de la OMS frente a la actual política de devoluciones de la UE y los acuerdos bilaterales entre estados miembros y terceros países?