La eurodiputada navarra se ha dirigido este lunes a la Comisión Europea para pedir que aclare las condiciones de la “cláusula de escape” del Pacto de Estabilidad y Crecimiento que activó el pasado 20 de marzo y que suspendía temporalmente las obligaciones en materia de reducción de déficit público de los Estados Miembros.

Idoia Villanueva apunta a la batería de propuestas que realizó La Federación de Municipios y Concejos de Navarra a comienzos de abril.
La Federación navarra exigió, en el marco de las propuestas de la Federación española (FEMP) una inmediata modificación de la normativa de estabilidad presupuestaria que permita a los ayuntamientos gastar los remanentes que han acumulado estos años, ya que según la FNMC, pertenecen a las entidades locales y son las entidades locales las que los deben gestionar y decidir cómo aplicarlos para luchar contra el coronavirus, así como para reactivar la actividad económica. Sólo en 2019 el superávit ha ascendido a 3.839 millones de euros en el conjunto de entidades locales españolas.

Ahora que los países y las diferentes Comunidades Autónomas comienzan a definir sus planes de reconstrucción, es necesario tener certidumbres para saber en qué condiciones podrán hacerlo. La cláusula de escape permitía a los Gobiernos nacionales la posibilidad de elevar su gasto público todo lo necesario para hacer frente a la pandemia y mitigar su impacto económico y social.
Se trata de una medida de flexibilización necesaria, pero es necesario que sea permanente, ya que no se sabe la duración de su suspensión ni qué consecuencias tendrá su eventual reactivación.

“El Pacto de Estabilidad que ahora se encuentra suspendido tuvo como consecuencia la reforma del artículo 135 de la Constitución en nuestro país. En el nombre de este pacto se aplicaron políticas de austeridad y recortes que sufrió la población, y se produjo una asfixia que tuvo consecuencias en todas las administraciones, también en los municipios de nuestra comunidad autónoma, donde los ayuntamientos han sufrido mucha limitación en el uso de superávit y remanentes de sus localidades y pueblos”, señala Idoia Villanueva.

“Hemos tenido que hacer frente a la pandemia con un estado de bienestar herido por las políticas de ajustes de la última década, no lo olvidemos. Ahora necesitamos tener certidumbre sobre la suspensión definitiva del Pacto de Estabilidad para poder tener flexibilidad en los planes de reconstrucción económica y social que se están definiendo. Es importante que la Comisión Europea se pronuncie cuanto antes sobre ello”.