campo_tiro_bardenas

Esta mañana el Parlamento de Navarra ha aprobado una moción en la que se insta al Gobierno del Estado al inmediato desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas.

“Nos estremecemos ante las consecuencias de las guerras, queremos abrir nuestras casas y corazones a quienes huyen de ellas, pero también, y sobre todo,  deseamos erradicar las causas que las provocan”, ha señalado Laura Pérez en su intervención en el pleno. “Por ello, no queremos seguir siendo testigos mudos de un Polígono que sirve para el entrenamiento de aviones que después lanzarán indiscriminadamente sus bombas sobre la población civil de cualquier parte del planeta”, ha añadido.

“En lugar de promover la cultura de la paz”, ha lamentado la Secretaria General de Podemos-Ahal dugu, “asumimos con normalidad en nuestra tierra un campo de entrenamiento de las fuerzas aéreas de la OTAN, donde pueden realizar ejercicios de bombardeo con fuego real, y que constituye uno de los más importantes de todos los de la Alianza en Europa, con un uso de unos 2.000 ejercicios anuales”.

Laura Pérez ha recordado que Navarra ha colaborado suficientemente con el Ministerio de Defensa, por lo que el Polígono se puede desmantelar, como se hizo en el caso de Caudé (Teruel) en el año 2001. La renovación del contrato efectuada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero el 22 de diciembre de 2008 por diez años ampliables a veinte,  “puede y debe finalizar efectivamente en el 2018. Así lo exigen  tanto las protestas de la población como este Parlamento, que ya  en el pleno del 13 de marzo de 2008 votó a favor de la no renovación del contrato y de su desmantelamiento”, ha recordado.

La Secretaria General de Podemos-Ahal dugu ha puntualizado también que este terreno de 40.000 hectáreas fue declarado en 1999 Parque Natural y en 2000 Reserva de la Biosfera. “Es difícil encajar una actividad tan agresiva en un entorno tan frágil que debe conservarse”, ha puntualizado.

Por último, Laura Pérez ha recordado que en los últimos 47 años se han producido 32 accidentes aéreos en los que han fallecido 21 militares, y que el riesgo para los civiles se constata en que los aviones sobrevuelan 50 kilómetros cuadrados de zonas habitadas.