Podemos-Ahal Dugu manifiesta su apuesta por la mejora de las condiciones de trabajo del profesorado de la educación concertada en Navarra, pero no puede apoyar la renovación de un acuerdo que supone un gasto adicional para los bolsillos de todas las navarras y los navarros.
La formación morada reitera su posición, siempre a favor de la justa reivindicación de los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza, pero como ya explicó durante el pleno en el que se trató el tema en el Parlamento de Navarra considera que la justa subida del 1% debe ser garantizada por las empresas correspondientes, y no constituir un gasto extra más del erario público. El acuerdo laboral del profesorado y personal no docente debe de ser negociado solo y exclusivamente entre la patronal y las personas que trabajan en la educación concertada y sus organizaciones sindicales. Y como todo concierto, convenio y/o acuerdo que se firma con el gobierno, quien lo firma debe de cumplir las clausulas exigidas.
Este grupo político insta al Gobierno de Navarra a que exija a las empresas que atiendan esta demanda de las trabajadoras y los trabajadores, en la medida en que tienen firmados conciertos o acuerdos con el ejecutivo en los que se incluyen cláusulas que son de obligado cumplimiento, y que ya fueron aprobadas en el 2015 y ampliadas en 2016.
Podemos-Ahal Dugu se muestra partidario de que se concierten mientras sea necesario, solo las etapas educativas obligatorias, y esto no es posible hasta que venzan los plazos de los conciertos que UPN dejó atados el curso pasado, antes de perder el Gobierno. Esos conciertos suponen un monto de 666,5 millones de euros en tres años, sin contar en ellos otras subvenciones especiales para tratamiento a la diversidad, etc.
Por ello Podemos-Ahal Dugu no puede apoyar la firma del acuerdo cuya renovación se presenta ahora que en total supone 5,45 millones de euros extras para la educación concertada, entre otras cosas porque ese plus que se baraja se necesita para cubrir las necesidades de la escuela pública. Baste decir que con ese dinero anual se podría construir más de un centro educativo cada año, por ejemplo el de Sarriguren, el de San Jorge, el de Roncal, o contratar a 100 personas interinas. Pero nuestra oposición se centra sobre todo en el hecho de que quien está obligado a cumplirlo es la patronal de la educación concertada, de acuerdo con el dinero de todos los navarros y navarras que ya recibe.
Ante la previsión de que el acuerdo pueda aprobarse, Podemos-Ahal Dugu cree que en el caso de las plazas de nueva adjudicación es fundamental que formen parte de los tribunales representantes de la inspección y las organizaciones sindicales.

En cualquier caso, estas contrataciones que se hacen íntegramente con dinero público deberían responder al criterio de mérito y capacidad y realizarse a través de las listas públicas de personas interinas.
Finalmente este grupo político apuesta porque el Gobierno de Navarra facilite la elaboración y firma de un convenio sindical específico de la enseñanza concertada en nuestra comunidad.
La formación morada ha dado a conocer también su postura a las organizaciones sindicales implicadas en el tema y al resto de las fuerzas políticas que apoyan al Gobierno de Navarra.