La vicepresidencia de Rescate Ciudadano como comisión de coordinación que reúna las direcciones generales de SNE, Vivienda y Políticas Sociales

podemos presenta medidasPodemos Ahal Dugu ha entregado a Geroa Bai, EH Bildu e IE los documentos que recogen sus prioridades en la mesa de negociación a cuatro que empezará mañana. En ellos se proponen 103 medidas prioritarias, de las 476 que contiene su programa, así como otras 58 medidas de bajo coste y posibles de implantar en un breve periodo de tiempo. Junto a las medidas se acompaña el informe detallado del proyecto de Rescate Ciudadano elaborado por la secretaría del ramo junto con expertos y técnicos de distintos organismos públicos y movimientos sociales.

En dicho informe se recoge con detalle la metodología para desarrollar el programa de Rescate Ciudadano a través de la que se pretende devolver la dignidad a las 48.000 personas en pobreza severa, según los últimos datos de Cáritas, así como los 111.500 navarros y navarras en pobreza y exclusión.

Según explica el secretario de estas políticas en Podemos y parlamentario electo, Mikel Buil, se trataría de crear una comisión de coordinación que englobe las direcciones generales del Servicio Navarro de Empleo, Vivienda y Políticas Sociales, “en definitiva un órgano que garantice que a todas estas personas no les falten unos ingresos mínimos, vivienda y suministros (energía) en las viviendas”, explica. Se trataría, explica Buil “no tanto de crear algo nuevo, como reestructurar lo que ya existe a través de esta Comisión de Coordinación. Dotarla de recursos económicos con el objetivo de que ninguna persona en Navarra carezca de esto. En definitiva se trata de recuperar los derechos humanos para todos y todas”. Paralelamente el informe también contempla la creación de un Observatorio sobre exclusión y desarrollo social en Navarra. Este Observatorio analizaría e informaría anualmente sobre las políticas desarrolladas a través del Rescate Ciudadano y de cómo están haciendo frente a las consecuencias de la crisis. Un Observatorio que se desarrollaría en colaboración directa con la UPNA.

Además, señala Mikel Buil “habría que hacer un trabajo de análisis exhaustivo sobre qué ha pasado con las políticas que debían haber atendido las partes más vulnerables y que por el contrario han permitido que estas se descuelguen”. Entre las medidas propuestas por este informe, se plantea que la gestión de la RIS se realice desde el Servicio Navarro de Empleo o Hacienda, liberando a los Servicios Sociales de una labor que les impide aplicar los itinerarios de las políticas sociales.