La parlamentaria foral de Podemos-Ahal dugu Tere Sáez ha presentado una moción con medidas contra la violencia machista para su debate en el próximo pleno.

“En los últimos tiempos las políticas públicas en materia de igualdad en general, y contra la violencia machista en particular, se han visto seriamente amenazadas por los recortes presupuestarios. Hemos asistido a un progresivo desmantelamiento de las políticas de igualdad, incidiendo directamente en los derechos humanos de las mujeres y por tanto en nuestro sistema democrático”, recoge la moción.

Por otro lado, la calidad de los servicios “se ve seriamente amenazada por la entrada en vigor de la reforma de la Ley de Bases del Régimen Local”, por lo que se pide “arbitrar las medidas necesarias para garantizar la prestación de servicios y su mantenimiento municipal”.

Así, la moción insta al Gobierno de Navarra a garantizar el mantenimiento de todos los servicios de atención a mujeres que se venían realizando por parte de las entidades locales, apostando por la gestión pública directa de dichos servicios.

La moción denuncia también que, desde la sociedad civil y las personas profesionales que intervienen, se detecta que el acceso a múltiples ayudas para las mujeres violentadas está condicionado a la existencia de una orden de protección. La parlamentaria recuerda que solo un tercio de las mujeres asesinadas habían interpuesto denuncia por violencia de género. Por ello, se insta al Gobierno de Navarra a “priorizar el acceso a la vivienda protegida dependiente del departamento de Derechos Sociales, no solo a las mujeres que ostenten la condición de víctimas en virtud de Orden de Protección o Sentencia Firme, sino a todas aquellas que, aun no habiendo interpuesto denuncia, sí sean mujeres violentadas por violencias machistas, y todo ello de forma inmediata”.

Por último, se pide al Gobierno que desarrolle de manera inmediata un Plan Estratégico, dotado de recursos suficientes, para la aplicación de la nueva Ley Foral 14/2015 para actuar contra la Violencia hacia las Mujeres. En este sentido, se solicita la creación de una Mesa de Trabajo, como instrumento de participación estable y afectivo, con la participación del movimiento feminista, agentes del ámbito local y de personas expertas en el campo de la violencia de género de cara a evaluar las políticas llevadas a cabo y elaborar nuevas propuestas (como se recoge en el punto 11 del acuerdo programático).

“Las violencias machistas son un grave problema, no solo para las mujeres y sus hijos e hijas, sino también para la sociedad en su conjunto y para el logro de la igualdad, el desarrollo y la paz”,  recuerda Tere Sáez, “y por ello debemos enfrentarlo conjuntamente: es un asunto de todas y todos”.