GAROÑA TIENE ROÑA

Ni la reciente noticia que alertaba del agujero abierto en el reactor número dos de la central nuclear de Fukushima, con la consiguiente fuga de radiación de alta actividad, ni la más reciente aun, del incendio ocurrido en la central nuclear de Flamanville (Francia), parecen cambiar nada. Es igual, como diría ese estadista de talla…