«El próximo día 7 de abril se debatirá una moción presentada por las cuatro fuerzas del cambio sobre las inmatriculaciones de la Iglesia Católica. En Podemos consideramos que este tema es crucial. Se tratará sobre una modificación de la Ley Hipotecaria que se llevó a cabo bajo el mandato de Aznar, con un Partido Socialista impasible, que equiparó a la Iglesia Católica al propio Estado, incluyendo a los obispos el carácter de fedatario público para poder llevar a cabo estas inmatriculaciones. En el año 98, la limitación que se tenía hasta entonces que prohibía expresamente los bienes de culto quedó eliminada y a partir de ahí se llevaron a cabo toda una serie de inmatriculaciones, en el caso de Navarra por la diócesis de Pamplona y la de Tudela que inmatricularon ni más ni menos que 1.087 bienes inmuebles, que forman parte de nuestro patrimonio histórico y que entendemos que no pueden pasar a ser bienes privativos de la Iglesia. Las implicaciones son muchas y gravísimas además de la dudosa legalidad en las formas en que se hicieron, por lo tanto, lo que queremos es hacer propias por este Parlamento las reivindaciones de la Plataforma de la Defensa del Patrimonio Navarro y no solo exigir que este Parlamento plantee un recurso de inconstitucionalidad de la normativa que posibilitó esta maniobra sino que se persone el propio Gobierno de Navarra junto con las entidades locales en la defensa y recuperación de dichos bienes» Laura Pérez Ruano, secretaria general de Podemos Ahal Dugu