Podemos Ahal-Dugu, dentro de su lucha por recuperar y mantener lo público, ha mostrado su preocupación por la situación de la empresa Tracasa.

El Parlamentario Carlos Couso ha explicado que la formación morada preguntará al Gobierno sobre la posible división de la empresa en dos, “ se ha informado al personal de la empresa desde la dirección, al parecer con el visto bueno de Gobierno de Navarra, de que se va a proceder a hacer una división de la empresa en base a las distintas actividades que realizan. Desde Podemos Ahal-Dugu queremos que el Consejero nos explique en base a qué informes y estudios o análisis se ha previsto hacer esa división y si ha pensado qué consecuencias puede tener esta decisión en los trabajadores y trabajadoras de la empresa.

Como ha comentado Couso, “hay una Directiva de 2014 que dice que para que una empresa pueda ser considerada pública tiene que tener un 80% de facturación de la Administración Pública. Tracasa en este momento ya no la tiene porque trabaja más con empresas privadas y también públicas pero ajenas a Gobierno de Navarra, como la Junta de Andalucía. La cuestión es que ahora no llega al porcentaje del 80% y lo que quieren hacer es partirla en dos: una se encargaría de la parte competitiva donde contratan con empresas privadas y otra más pequeña se quedaría con los contratos con la Administración Pública, porque creen que así se podría llegar al 80%” ha explicado el portavoz de la Comisión de Desarrollo Económico.

De suceder así, la empresa más grande podría correr el riesgo de privatizarse. Las sociedades públicas no tienen convenio, a pesar de que la ley dice que deberían tenerlo y el parlamentario Couso se pregunta qué es lo que pasará entonces con sus trabajadores y trabajadoras. ¿Podría subrogarse la plantilla o irían a la calle?

Además, la formación morada tenía una alternativa que se basaba en fusionar Tracasa con Nasertic, la empresa de servicios informáticos que trabaja con Gobierno de Navarra y así alcanzar ese 80% de contratos con la Administración Pública Navarra.

Pero el problema de Tracasa no es nuevo. Ya en 2002 se intentó hacer esta división. La empresa que se iba a quedar con la parte privada era el Corte Inglés, pero a última hora se retiró.

Ahora se vuelve a la carga con esta Directiva Europea que se basa en los principios de libre competitividad, y que explica que cuando las Administraciones Públicas entran en sectores de competitividad hacen competencia desleal a empresas privadas porque cuentan con apoyo presupuestario, son empresas con respaldo de dinero público que acceden al libre mercado y dicen que ataca a la libre competencia. Esta Directiva busca que las empresas públicas estén fuera del mercado competitivo.

Desde Podemos Ahal-Dugu vamos a seguir de cerca qué sucede con Tracasa.