Superado el año de la firma del acuerdo programático en Navarra, la secretaria general de Podemos Ahal Dugu, Laura Pérez Ruano, ha valorado el mismo como “el comienzo de un camino al que le queda mucho por recorrer”.

Para la portavoz de la formación morada, “urge hacer balance y autocrítica para seguir encarando el futuro con la determinación y la responsabilidad que los tiempos exigen”. De esta manera, “lograremos que el cambio iniciado cumpla con las expectativas que la sociedad navarra depositó en el nuevo Gobierno”, ha asegurado Pérez Ruano, quien ha reconocido la dificultad de revertir “las políticas de recortes” de décadas de gobiernos de UPN-PP-PSN, sumado a una “inasumible deuda” que en diciembre ascendía a 3.323 millones de euros, es decir, 5.187 euros por habitante.

Tras señalar que existe “un escaso margen de maniobra para el nuevo gobierno a la hora de llevar a cabo las medidas contempladas en el acuerdo programático”, la secretaria general ha querido destacar la reforma fiscal y la auditoría ciudadana como “las herramientas necesarias para impulsar los derechos sociales y democráticos de la ciudadanía”.

En este sentido, ha avanzado que a partir de agosto podrá hacerse un balance sobre cuáles han sido los efectos de esta reforma fiscal aprobada en 2015 y en caso de que la recaudación “se estime insuficiente, habrá que profundizar en la misma gravando las rentas de capital frente a las rentas de trabajo, de forma que paguen más quienes más tienen”.

Sobre la auditoría ciudadana, Pérez Ruano asegura que“seguiremos insistiendo en la necesidad de hacerla en coordinación con distintos colectivos”. “Queremos conocer el origen de la deuda que se asumió a espaldas de los intereses y necesidades de las personas”. Además, la formación pedirá al Gobierno “mayor determinación” tanto para la “exigencia de responsabilidades” como para renegociar aquellas cuantías que “a todas luces, resulten abusivas”, como la cancelación propuesta por Podemos Ahal Dugu, del préstamo que el Gobierno de “la señora Barcina” tenía con el Banco Santander con intereses “muy superiores” a la media del mercado y que “nos supondrán un ahorro de 10 millones de euros” en los próximos cinco años, ha recalcado la secretaria general.

Para finalizar, la formación apuesta por mejorar la inversión y para ello apuesta por la reorganización de la CPEN (Corporación Pública Empresarial de Navarra), que desde el 2001 al 2015 percibió de los gobiernos anteriores más de 2.000 millones de euros de fondos públicos para proyectos empresariales de “dudosos objetivos” y que “debemos recuperar como organismo para que las empresas públicas tengan por objetivo estar al servicio de los distintos departamentos de la Administración Pública, la promoción industrial y la generación de empleo, en lugar de ser el sumidero por el que se escapan ingentes cantidades de dinero público hacia empresas privadas” ha expuesto Pérez Ruano.